1

Jun

Publicado en Blog.

Podría iniciar este artículo exponiendo cómo y cuándo nació la Homeopatía, quién fue su creador y sus principios; Imparto clases de esta disciplina desde hace muchos años y así comienzan los alumnos a entender los principios de su funcionamiento. Podría exponer de inicio, estudios científicos in vitro, a doble ciego, con todas las bases metodológicas de experimentación.   Sin embargo, voy a comenzar a explicar porque elegí estudiar Homeopatía y porque sigo estudiándola hasta el día de hoy.

Nuestro organismo es un milagro de perfecto funcionamiento así como nuestro sistema inmune, a pesar de todas las atrocidades que le hacemos, como tóxicos, excesos, carencias y otros errores.

Si existe alguna intervención que impulsa al organismo a su autorregulación, estimulando todas sus posibles capacidades sistémicamente, sin ofrecer efectos secundarios, ni riesgos para su integridad, este impulso lo dan las dosis infinitesimales infratóxicas homeopáticas.

Ni milagros ni agüita alegre, funciona perfectamente cuando se conocen sus aplicaciones y sus leyes.

A continuación expongo mi experiencia personal:

Y así fue como al ir a la consulta de la ginecóloga, me informó que tenía dos miomas pequeños y un pólipo que había crecido en poco tiempo rápidamente, por ello, estaba sopesando intervenir para quitarlo. Hasta ahora no la había preocupado pues su evolución era lenta, pero ahora había que tomar una decisión; la pedí un tiempo para aplicarme una terapia homeopática.

A los dos meses acudí a la ginecóloga para   ver el progreso, o no; cual fue nuestra sorpresa cuando después de examinarme, me dio la noticia de que no tenía ni los miomas ni el pólipo que estaba creciendo rápidamente. Mi ginecóloga me dijo, “te lo has quitado con tus cositas”, e hice una segunda comprobación con otra Doctora para asegurarme, tras examinarme y hacerme una ecografía concluyo que estaba perfectamente aunque había signos de haber tenido miomas, se había solucionado rápidamente sin otra intervención que una terapia homeopática.

Esta ciencia nació hace más de doscientos años tras mucha investigación por parte del Dr. Samuel Hahnemann en Alemania, donde todavía celebran su descubrimiento y siguen investigando con nuevas sustancias.

Desde su nacimiento  la materia médica homeopática recoge,  tras una meticulosa  experimentación los resultados que ejerce  a dosis sub-toxicas  sobre la persona sana a la  que se denomina, patogenesias  y que se aplica  sobre el desequilibrio  de una persona  bajo  la ley de similitud, llevándole a una autorregulación reaccional.

Desde la potencia 12 CH no contiene molécula aunque recoge una información liberada en el solvente tras someterse en cada paso a dilución y sucusión, impregnando los gránulos, glóbulos así como otras bases que vehiculizan la potencia elegida.

Nadie discute sobre  nuestro campo electromagnético cuando es estimulado por una resonancia magnética para un diagnóstico, pero si cuanto este campo es estimulado por la Homeopatía para provocar una reacción reguladora.

A nivel práctico la evidencia de su efectividad está demostrada desde su inicio hasta nuestros días. Hay colectivos y personas con intereses para desvirtuar la efectividad de la Homeopatía, con argumentos falaces, si quieres saber su efectividad informate personalmente en fuentes fidedignas sobre investigaciones llevadas a cabo por ejemplo con Belladona que tiene una acción parecida que la Dexametesona y la indometacina, moléculas químicas utilizadas en reumatología; así como la acción de Apis mellifica 15 CH sobre la degranulación de basófilos in vitro, con una eficacia en variar  su  degranulación   del  -60,8%,  es decir que se inhibe la respuesta alérgica al contactar  con el alérgeno, en ese porcentaje, lo que demuestra la eficacia de altas diluciones,  sin contener molécula a partir de la 12 CH.

¿Tenemos el derecho de privar en España a personas y animales de los beneficios homeopáticos cuando en toda Europa y en el mundo entero, está plenamente reconocida durante más de 200 años?

Mi opinión personal es que tenemos un deber, con el progreso y con el reconocimiento, que ya tarda en este país pues estamos a la cola de Europa, tanto en el desarrollo de la Homeopatía como de las Técnicas Parasanitarias.

Lola Culebras Pinheiro Naturopata, Homeopata, Socia de Cofenat nº 4273

Hablamos de Homeopatía
Valora esta entrada